La Guardia de Jaén

Municipio

 

Pequeño municipio del centro oeste de la comarca de Sierra Mágina, muy próximo a Jaén capital. El núcleo urbano, situado en el extremo este del Cerro de San Cristóbal, mirando al río Guadalbullón, conserva el tipismo de sus casas blancas y sus empinadas y estrechas calles. La actividad económica principal del municipio la comparte el olivar y el empleo en el sector servicios en Jaén o en las zonas residenciales del municipio del río Guadalbullón y Tentesón. Espacios naturales encontramos en el cerro de San Cristóbal cuya cumbre está repoblada de pinar; en el río Guadalbullón, la antigua y fértil huerta ha sido invadida por las urbanizaciones de chalets y han contaminado el río, que sin embargo sigue conservando una abundante vegetación de ribera. 

 

Historia

 

En este lugar, muy cercano a la actual capital de la provincia, existen testimonios de la presencia humana 2.000 años antes de Cristo. En la etapa ibérica era probablemente la Mentesa Bastia, pero fue durante la dominación romana cuando la ciudad alcanzó un estatus privilegiado, como demuestran los textos de Plinio y las inscripciones epigráficas localizadas.

 

En época visigoda la ciudad se convirtió en sede de una diócesis episcopal. Algunos de los once obispos de los que hay constancia entre el 380 y el 858 , participaron en los Concilios de Toledo.

 

Mentesa fue capital de la Cora durante los primeros años de ocupación islámica hasta el emirato de Abd al-Rahman II, que trasladó la capital a la cercana ciudad de Yayyan (Jaén) inaugurando el progresivo declive.

 

Fernando III la conquistó en 1244, dos años antes de tomar Jaén. Al quedar como tierra de frontera, adquirió gran importancia estratégica, de ahí su actual nombre.

 

En 1331 se constituyó el señorío de La Guardia en favor de la familia Ruiz de Baeza, que inició la reestructuración de la fortaleza islámica. En 1556 el señorío se transformó en marquesado por orden de Felipe II, a favor de Gonzalo Messia Carrillo, familia a la que estuvo ligado hasta su definitiva extinción en el siglo XIX. La instauración de este marquesado inauguró una etapa de gran actividad constructiva y renovación urbana que marcó en la ciudad la impronta renacentista que aún mantiene. El castillo moro se hizo residencia de los marqueses, se construyó el convento dominico, la iglesia en la que trabajó Andrés de Vandelvira y la fuente de Isabel II con cinco caños de bronce.

 

Las noticias de la Guardia durante la edad moderna la muestran inmersa en una agricultura de huertas y frutales a la que acompañan la producción de trigo, maíz, cebada, lino, cáñamo, legumbres o vino. En el siglo XIX comenzaron a incorporarse como principales actividades comerciales las derivadas de los molinos harineros y aceiteros. En estas fechas ya exportaban aceite al interior del Reino y Levante.

 

Fiestas

 

Festividad de San Antón (16/01)

 

Alrededor de las lumbres, se reúnen los participantes y degustan las típicas calabazas asadas.

 

Fiestas Patronales en honor de san Sebastián (20/01)

 

El 20 de enero, día en el que san Sebastián murió en el año 288, se desarrollan distintos actos religiosos que finalizan con la procesión de su imagen portada por los quintos de la localidad. El momento culminante de este día sucede cuando la imagen del Patrón, siempre acompañada de una rama de un naranjo cargada de su fruto, sale de su templo y es recibido por tiros de salva que los guardeños emocionados disparan con escopetas de caza. Al día siguiente, san Sebastián vuelve a ser procesionado por las calles de la localidad llegando hasta las eras que llevan su nombre; a primera hora de la tarde, se desarrolla el reparto de las naranjas, amuleto muy preciado por los reclutas de la villa que suelen conservar durante años.

 

Romería de san Sebastián  (16/05)

 

Esta romería, desaparecida desde la guerra civil española hasta 1980, se desarrolla desde hace casi cuatro siglos y se inicia con el traslado de la imagen del santo -a sus espaldas se coloca una rama de un naranjo cargado de su fruta- desde la iglesia Nuestra Señora de la Asunción hasta el cerro de San Cristóbal. Tras los actos religiosos, los guardeños pasan, en un ambiente festivo, una jornada campera que concluye, al caer la tarde, con el regreso de los romeros a la localidad y con el reparto del jugoso fruto en la iglesia donde el santo recibe culto.

 

Fiestas en honor de la Divina Pastora (10/08)

 

Competiciones deportivas, actuaciones musicales y animadas verbenas se suceden durante estas fiestas que, como en otras muchas localidades de la provincia, son la ocasión en la que los emigrantes se reencuentran con familiares, amigos y con su patrona durante la procesión de su imagen que se desarrolla el día 10.

 

Día de los Santos  (1/11)

 

Todos los pueblos de España suelen visitar los camposantos donde reposan sus difuntos el día 2 de noviembre. En La Guardia de Jaén, el cementerio permanece abierto toda la noche del Día de los Santos para que los guardeños puedan visitar las tumbas de sus seres queridos; costumbre que, al menos en la provincia de Jaén, parece ser única.

 

Link

 

http://www.cerespain.com/la_guardia_de_jaen.html

laguardia_01.jpg (6879 bytes)

laguardia_02.jpg (7271 bytes)