Arjona

 

Municipio

Municipio de la comarca de La Campiña, cuyo territorio es eminentemente agrícola y con gran dominio del olivar frente a los cultivos herbáceos. Su economía descansa en la actividad agrícola y la industria oleícola, aunque la industria del mueble de madera y la repostería tienen un reconocido prestigio y tradición. La caza menor es un atractivo para el aficionado a esta actividad, y las riberas del Arroyo Salado configuran las escasas áreas de interés natural. 

Historia

Desde la más remota antigüedad la estratégica situación de este lugar ha sido aprovechada por el hombre. Tanto es así, que en plena Edad media, en el solar de Arjona existía uno de los recintos fortificados más complejos de la península.

Tres líneas de murallas, veintidós torreones, dos torres albarranas, alcázar, castillo, aljibe,... conformaban un bastión defensivo de primer orden. Todavía hoy pueden verse vestigios de la fortificación, como los fragmentos del muro y antemuro del Paseo de los Mártires.

En lo que hoy es la plaza de Santa María se localiza el primer poblado del Cobre-Bronce (3000 a.C.). También está documentada la existencia de un oppidum ibérico. Sobre sus restos, levantaron los romanos nuevas defensas.

En época romana se identifica con el municipium de Urgavo o Urgao Alba. Esta ciudad, junto con sus vecinas Iliturgi, Isturgi y Obulco, recibirían de César un estatuto privilegiado tras la batalla de Muda. El arraigo del culto imperial está constatado en varias inscripciones y en la existencias, según refieren algunos investigadores, de templos dedicados a Augusto y Plotina.

En época islámica se identifica con Qal´at Aryuna, en la que se asentó el linaje de Banu Bayila tras la conquista. La ciudad participó en las luchas finales del Emirato, momento en el que se reforzaron sus murallas. En esta localidad nació en 1195 el rey Alhamar, fundador de la dinastía nazarí, rey de Granada y constructor de la Alhambra.

Fernando III tomó la ciudad en 1244 y le concedió la categoría de realengo. Años después (1284),el rey Don Sancho le concedió el título de Villa regida por el Fuero de Toledo. En el siglo XIV pasó a formar parte del señorío del condestable de Castilla Ruy López Dávalos. Este señorío pasó por varias manos hasta que don Álvaro de Luna lo cambió por otros al Maestre de Calatrava.

En 1628 se descubrieron restos humanos, exhumados con gran ritual por el obispo de Jaén, Baltasar Moscoso y Sandoval y se construyó el Santuario dedicado a los mártires Bonoso y Maximiano. Parte de estos restos pueden verse hoy en la capilla de los Mártires. En 1891 la reina regente doña María Cristina otorgó a Arjona el título de Ciudad y a su Ayuntamiento el tratamiento de Excelentísimo.

Fiestas

 

Fiestas de Sam Isidro (15/05 al 15/05)

En honor al Patrón de los agricultores, se organiza un desfile de carrozas con aperos de labranza y caballistas ataviados con trajes flamencos para acompañar al santo durante la procesión de su imagen que finaliza con la bendición de los campos en el Paseo Nuevo. La verbena popular, en la que el Ayuntamiento invita a los asistentes al típico canto (pan con aceite de oliva, habas y bacalao), marca el final de la fiesta.

Fiesta santos (18/08 al 18/08)

La "fiestasantos", nombre popular por el que son conocidas las fiestas Patronales en honor a los santos Bonoso y Maximiano, se celebra desde el siglo XVII; 1628 fue el año en el que se vieron unas extrañas luces, en la plaza de Santa María, que señalaban el lugar donde se encontraban numerosos restos humanos atribuidos al martirio de los cristianos en la época romana entre los que estaban las reliquias de ambos santos. El día 11 de agosto, la "campanica turrón" (repique de la campana del Santuario de los Santos) anuncia su inicio; sonido que, a la misma hora, se repite cada día para congregar a los más pequeños que recogen los caramelos lanzados desde el campanario. El día 19, se desarrolla la Luminaria, procesión de niños que portan farolillos vegetales y que conmemoran las misteriosas luces vistas en 1628. Tras ésta, se realiza la quema de Daciano (muñeco que representa al gobernador romano que, en el año 308, ordenó el martirio de los santos). El día 21, se procesionan las imágenes de los santos y la urna que contiene sus reliquias; durante el trayecto, los hermanos, ataviados con chaqué, camisa blanca, corbata roja y un peculiar sombrero de dos picos, "echan la bandera" de los mártires (cubrir con ésta a los arjoneros para protegerlos). El traslado de las reliquias a su santuario, el día 22, y las carreras en el paseo de San Martín, cierran esta fiesta en la que la gastronomía también rinde homenaje a sus patronos con la elaboración de los bizcochos de los santos que durante estos días no faltan en ninguna casa de Arjona.

Feria Real (10/09 al 10/09)

La antigua feria ganadera que se celebraba desde el siglo XVIII se ha convertido en una muestra de maquinaria agrícola y en la única fiesta arjonera que no se desarrolla en torno a una figura religiosa. El fin de semana más cercano al 15 de septiembre, los vecinos disfrutan de dos días en los que el cante y el baile son el centro del festejo.

Link

http://www.juntadeandalucia.es/institutodeestadistica/sima/htm/sm23006.htm

http://www.portalarjonero.com

http://www.sevilla-es.com/nuevo/provincia/pueblos/portada_pueblos.asp?prov=Ja%E9n&pob=Arjona

arjona_01.jpg (10032 bytes)

Ayuntamiento